La batalla contra la guerra

                                                              Por: Jhon Ac

En México, por sorprendente que parezca, la batalla por la legalización lúdica del Cananbis —y, por ende, contra el apartado de la guerra iniciada por Felipe Calderón contra el cultivo, comercio y consumo de marihuana—parece que terminará pronto y por knock out.

Atrás parecen quedar los fantasmas del costo político, del“qué dirán” y el Vive sin Drogas —con florecitas alegres y bailadoras incluídas—. La nueva legislatura aparentemente ha leído el hartazgo de la población ante  el baño de sangre que la estrategia de confrontación trajo, y en una sorpresiva sincronización de intereses con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se han presentado borradores e iniciativas que colocan al país en la antesala de políticas progresistas de lasque Holanda, Uruguay, y más recientemente Canadá y la franja californiana de Estados Unidos, son  ejemplo.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Basta recordar que hace unos años y en un viraje de su mentalidad claramente conservadora, Enrique Peña Nieto avaló ante la ONU la despenalización de la marihuana para uso medicinal, postura que recibió críticas por diversos bandos, el interior del tricolor incluido. En total, son 22 ya las iniciativas sobre la despenalización que se han ido a la congeladora.

Así, la actual iniciativa impulsada por Miguel Á. Osorio Chong en el Senado, que legaliza el consumo recreativo de la marihuana y aumenta la cantidad de posesión de gramos permitidos a 28 —lo cual, de paso,ayudaría a liberar presión en el problema de sobrepoblación carcelaria— podría encontrarse pronto con obstáculos políticos en la oposición panista, en el mismo Revolucionario Institucional o incluso en el PES, aliado de Morena hasta que los intereses los separen.

Ni qué decir entonces de las intenciones expresadas por la senadora y futura secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, quien en un borrador —el cual tuvo que ser retirado por tener errores  ortográficos y de redacción— busca crear una Ley General para la Regulación y Control de Cannabis, que permitiría el uso personal, comercial y medicinal de la yerba.

Esta iniciativa, que parece la opción más factible en su aprobación, dado la clara mayoría morenista y aliados en la Cámara Alta,establece lineamientos sobre las restricciones para el consumo personal—prohibición a menores de edad, por ejemplo—, siembra de máximo 20 plantas en propiedad privada y comercio, con una licencia de autorización y verificaciones de un  Instituto Mexicano de Regulación y Control de        Cannabis, que colocarían a México a la par de naciones que han logrado,en mayor  o menor medida —ahí está el caso de Portugal—, controlar el problema de adicción en la población mediante la regulación del Estado.

Si a esto se suma el fuerte golpe que significaría al crimen organizado quitarles el control del cultivo y comercio de la marihuana, es claro que la, por lo visto, inminente despenalización del consumo lúdico del Cannabis generará un cambio de paradigmas en el país.

Habrá protestas, claro, voces en la calle, en medios y en el ámbito político (Acción Nacional, el Frente Nacional por la Familia, algunos analistas de derecha), pero tras 12 años de guerra, con una cifra de muertos que se cuentan por miles mes a mes, y con un índice de adicción que no ha bajado, por el contrario, ha crecido en menores de edad, la no criminalización de los consumidores podría ser un parteaguas en la agenda social, de salud y de seguridad del país.

Consulta más en Polisemia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: