El sonido de las drogas

Por : Sara Ray

El uso de drogas auditivas es una moda que se ha extendido por el mundo hace unos pocos años, sin embargo, se originaron hace más de un siglo.

En 1839 el físico y meteorólogo Heinrich Wilhem Dove descubrió el efecto que producen los sonidos en las sensaciones cerebrales. Los tonos musicales generan dopamina, un neurotransmisor que va de una región del cerebro a otra y altera los estados anímicos.

Las drogas auditivas funcionan mediante tonos con diferentes frecuencias en cada oído —es preferible escuchar con audífonos— el cerebro detecta la disparidad del sonido y recalcula su frecuencia; así se generan efectos diversos: taquicardia, ansiedad, temblores, relajación o alucionaciones, según el tipo de audio.

Especialistas han diseñado programas para provocar la sensación de la marihuana, éxtasis, heroína, opio, valuim, cocaína, anfetamina, LSD, entre otras.

Algunos investigadores se muestran escépticos ante los efectos, Steven Novella, neurólogo de la Universidad de Yale, aseguró que no hay investigaciones que confirmen el funcionamiento de las drogas auditivas y sólo se trata del efecto placebo.

Sin embargo, es un tema de relevancia social por el impacto que han tenido en los jóvenes, quienes todavía descargan, de manera gratuita, drogas auditivas.

Consulta más en Polisemia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s