Ursæ

Erasmo Wertz Neumann

Oh! Written in the stars / A million miles away / A message to the mane

Oh! Seasons come and go / But I will never change / And I’m on my way

Tinie Tempah

El corazón de Zeus era vasto, y alguna vez se inflamó de amor por Calisto, la más hermosa de las cazadoras al servicio de Artemisa. Mas como las doncellas consagradas a la divina virgen debieran, igual que ella, abstenerse de conocer varón, hizo gala el tronante de su astucia y la sedujo bajo el aspecto de la diosa misma. De esta unión nació un niño al que nombraron Arcas. La noticia pronto llegó a oídos de Hera, quien transformó a la amante de su marido en osa como castigo al agravio. Para salvar al crío de su cólera, el cronida lo ocultó en la corte de su abuelo, el rey Licaón. Allí pasó desapercibido hasta que heredó la corona y sus hazañas le ganaron fama. Al descubrir la diosa su paradero, resolvió concretar la revancha que le arrebatara su consorte años atrás: susurró, ligera de pies, al oído del muchacho mientras éste cazaba en el bosque y lo guió entre la espesura hasta la cueva que habitaba la osa. Tensó el arco al divisar a tan magnífica presa, pero el padre de los dioses intervino puntual desde el Olimpo: antes de que volara la saeta convirtió al flechador en osezno y elevó a madre e hijo a la bóveda celeste. Allí permanecen todavía para oprobio de Hera y beneplácito de la humanidad, como las constelaciones de la Osa Mayor y la Osa Menor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: