El sótano era una pendiente oscura a la que nunca había accedido. Siempre estaba lacrado como si de una misiva obscena se tratase, por lo cual había recibido reiteradas advertencias de que nunca debía bajar a ese antro. Pero cómo tanto le habían negado hasta la posibilidad de pensar en quebrantar ese mandato, llegó el... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar